Conociendo un poco más de las aves urbanas

19-Ago-2020

Por Eduardo Sánchez, IMC Vida Silvestre A.C.
 

Reproducción y especies invasoras

Históricamente una de las principales problemáticas a la que nos enfrentamos como humanidad es la pérdida de hábitat, ocasionada mayormente por la construcción de nuevos centros urbanos o productivos, aunado a la expansión de los ya existentes. Este proceso ocasiona el desplazamiento de las especies de su hábitat natural. A pesar de esto, la flora y la fauna siguen luchando por adaptarse y sobrevivir en las grandes urbes. En este contexto, las aves han logrado adaptarse a todo un nuevo ambiente, ya que en términos evolutivos (miles de años) las grandes ciudades prácticamente son un suspiro en la historia biológica de cada especie. Esta es la primera entrega de una serie de tres blogs, donde hablaremos sobre las aves urbanas. Comentaremos algunos aspectos de su reproducción y complementaremos con el impacto de las especies invasoras.

En términos generales, después de los mamíferos e insectos, las aves son el grupo que mejor se ha adaptado a las condiciones ambientales de las áreas urbanas. Las especies que principalmente se han visto favorecidas han sido aquellas que son generalistas. Es decir, pueden adaptarse con menos dificultad a distintos alimentos y estructuras para anidar o perchar disponibles, y además son capaces de soportar altos niveles de contaminación (atmosférica y auditiva principalmente).

En los últimos años ha crecido el interés por estudiar a las aves urbanas. Se han investigado los factores más determinantes para el éxito de sus nidadas (que sus huevos eclosionen y los pollos logren volar fuera del nido). Se encontró que al igual que en su hábitat natural, la mayor parte del éxito depende de la disponibilidad de alimento que encuentren los padres cerca del nido. Sin embargo, hay otras variables muy importantes a mencionar como la estructura y ubicación del nido. Podemos mencionar que una de las principales características que buscan las aves para elegir la estructura del nido es protección contra los elementos del clima y depredadores. Dentro de las áreas urbanas pueden existir muchas estructuras que parecieran ideales para establecer un nido: edificios abandonados, puentes viales, árboles grandes, entre otros. No obstante, algunas de estas estructuras pueden representar un peligro oculto. Por ejemplo, en las torres de transmisión eléctrica, las aves pueden sufrir fuertes descargas eléctricas o colisiones, otro riesgo es para las aves que anidan debajo de puentes, ya que existe el peligro de que los juveniles al saltar o abandonar el nido mueran atropellados por vehículos.

Es importante mencionar que muchas de las aves que observamos en las ciudades son especies invasoras, es decir, naturalmente no podríamos encontrarlas en ese lugar y han sido llevadas ahí por el humano. Estas especies suelen ser muy abundantes, tal vez por su capacidad de anidar varias veces por año y de alimentarse de desperdicios generados por los humanos. En cambio, las especies nativas (especies que las encontramos naturalmente en ese lugar) suelen anidar una o dos veces por año y su alimento, en su mayoría plantas e insectos nativos que han consumido durante miles de años, no es abundante en las ciudades. Esto genera que las especies invasoras dispongan de mayores ventajas que las especies nativas que pueden reproducirse en áreas urbanas, lo que impacta negativamente en la riqueza e identidad biológica propias de cada región.

El disturbio que ocasionamos a la naturaleza con la construcción de grandes ciudades pareciera ser irreversible. En esta ocasión nos enfocamos en las aves, pero en realidad estamos generando un impacto sobre todo un ecosistema. Por lo tanto, debemos de implementar acciones desde el hogar que ayuden a disminuir el daño que ocasionamos. Algunas de estas son: no molestar ni acercarse a nidos activos (padres en el nido o continuamente cerca), sembrar plantas nativas, evitar el uso de insecticidas, reutilizar el agua, disminuir el consumo de plástico y energía eléctrica, entre otros.

En nuestra próxima entrega hablaremos sobre la depredación por parte de mascotas y el efecto de la iluminación pública en aves urbanas.

Compartir artículo: